El Gobierno, de nuevo, sobrepasado. También el PP, que no sabe qué hacer ante la concentración de las víctimas. Rajoy guarda silencio.